Hablamos de Domótica, Inmótica y ahora Urbótica

Hablamos de Domótica, Inmótica y ahora Urbótica

“Los mapas”

Recorrer una ciudad a pie, en auto, en bicicleta o cualquier otro medio de transporte es una experiencia muy diferente desde que existen los mapas digitales. Hasta hace pocos años sólo se usaban los mapas de papel (en guías turísticas, etc) pero poco a poco los GPS en los autos y las aplicaciones de mapas instaladas en los móviles fueron desplazando al papel. La experiencia es distinta pero no porque se reemplaza un mapa por otro, sino que el mapa digital es interactivo. Es decir, que el usuario encuentra en la pantalla información que se actualiza en tiempo real, como el tráfico o los cortes de calle. También puede realizar búsquedas contextuales, como saber qué bares y restaurantes se encuentran a un radio de dos kilómetros, donde está la estación de servicio más cercana o encontrar un cine y averiguar el horario de la película e incluso, comprar la entrada desde el celular. O encontrar información de un museo o la historia de un monumento. Sin dudas, los mapas en los móviles cambiaron la manera de vivir y recorrer una ciudad.

¿Cómo recorreremos las ciudades con los mapas en el celular?

Ya existe la tecnología, hoy en nuestra mano hay mapas en 3D y con realidad virtual, es decir, que al enfocar un monumento, edificio público, plaza o cualquier otro lugar dentro de una ciudad, la información disponible se amplíe con datos de lo que enfoquemos. Y ni lo dudes: la experiencia de una persona en una ciudad con este tipo de tecnologías será completamente diferente a lo que conocemos. Los mapas se trasladarán del móvil a anteojos, relojes o cualquier otro tipo de accesorios inteligentes, como pueden ser los zapatos. Me alejo del lugar con la idea de que a las brechas sociales que ya existen dentro
de una ciudad, pronto debemos sumarle otra más: una ciudad para los que tengan acceso a un smartphone o una tablet y otra para los que no dispongan de estos tipos de dispositivos. Estas dos personas estarán y recorrerán las mismas ciudades, pero a su vez, tendrán acceso a espacios bien diferentes entre sí. Una ciudad será física tal como la vemos y la otra plagada de información digital y otros espacios virtuales.

Finalmente, lo que Utopía desea es transformar pensamientos anclados en el siglo XX: Ver, sentir y pensar de formas diferentes a la hora de comunicar, evaluar, visionar, ejecutar y enamorar.